Elemento eliminado Undo

Al navegar por el sitio, aceptas nuestros términos y condiciones. Ver más. DE ACUERDO

Todo lo que necesitas saber para sacar máximo provecho a tus martillos
imagen

¿Cuál es la mejor forma de tomar el martillo?
Afirma el martillo de la parte inferior del mango; esto te permitirá mantener firmemente agarrada la herramienta y aplicar menor fuerza, logrando el mismo resultado.

¿Cuál es la mejor posición al martillar?
Fíjate en tu posición durante unos segundos. Para un mejor funcionamiento, un usuario diestro debería adelantar levemente el pie izquierdo y llevar el derecho ligeramente hacia atrás, formando un ángulo recto hacia la izquierda. Esto te proporcionará un apoyo estable y firme para trabajar.

¿Cuál es la mejor postura para martillar?
Mueve tus pies para alinearlos a la misma distancia de tus hombros de modo que puedas golpear la cabeza del clavo horizontalmente. Si tu mano derecha está demasiado desalineada, tenderás a doblarlo.

imagen

¿Cómo debe ser posicionado el clavo?
Coloca el clavo en posición y mientras lo sujetas dale unos cuantos golpecitos para introducirlo firmemente en la madera, al menos 12 mm si se trata de un clavo de 75 mm, a continuación eleva el martillo levemente y golpéalo más firmemente hasta introducirlo en la madera.

imagen

¿Cómo sacar un clavo?
Tienes 2 opciones: Sostener la cabeza del clavo entre las uñas del martillo o bien introduciendo las uñas bajo la cabeza del clavo. Si quieres sacar un clavo largo es mejor que lo tomes lo más cerca posible del punto por el que está introducido en la madera, coloca un trozo de tela bajo la curva frontal de la cabeza para no dañar la superficie y, a continuación, haz palanca hacia tu cuerpo, sin hacer movimientos bruscos con el mango del martillo. En cuanto afloje el clavo recoloca la uña del martillo un poco más abajo del cuerpo del clavo o inserta un trozo de tela más grueso para asegurarte de que continúas tirando del clavo verticalmente.

¿Cómo colocar clavos de panel fino y corto?
Los clavos de panel finos y cortos (de 12 mm) son difíciles de colocar y sostener, por lo mismo te recomendamos atravesar un trozo de cartón en el clavo, colócalo en la posición deseada sujetándolo con los dedos a una distancia segura y a continuación golpea ligeramente el clavo para fijarlo sobre la superficie, retirando el cartón en el momento final.

Share